14/7/11

Ana Blazekovic en Diario La Nacion - Argentina


Bestiario

Todo lo que hay que saber sobre el perro-murciélago.Para aclimatarse en un país nuevo, nada como una mascota. Sobre una gata literaria. Mestiza sin cola,fuente de alegrías

Jueves 14 de julio de 2011 |

"Mi hija Josefina Spollansky vive hace tres años en Jerusalén, donde adoptó a esta lindísima jatula
-gata en hebreo- a la que bautizó Pantufla. La gata fue un factor fundamental para Josefina en su proceso de arraigo. Es tratada como una hija con todo tipo de mimos, que compensa con creces. Pasó de ser una vagabunda del mercado a alimentarse con salmón rosado. Una auténtica princesa oriental", cuenta Marina Stivel.


"Si se mezcla un bulldog con un murciélago, el resultado es Pepa, una perra pegada a un par de orejas. En cada comida, espera ansiosa en el rincón siguiendo cualquier movimiento con ojos negros exorbitantes, y si a alguien se le cae una miga de pan, después de levantar las orejas como expresión de alerta, corre para devorársela. Me sigue como si fuera mi sombra, recostándose con las patas estiradas en la alfombra más cercana que encuentra. Al rato, sorprenderá con unos ronquidos de anciano. Nunca hay que dejarla sola. Si uno llega a hacerlo, no habrá que quejarse si, a la vuelta, encuentra el cuarto hecho un campo de batalla con pelusas de peluches sacrificados en nombre de la venganza... Pepa es una perra buena, no hay ninguna duda, pero con un perro murciélago, roncador y orejudo, mejor no hacerse el vivo porque no se sabe qué esperar", advierte Victoria Mulville. Los perros murciélago no son para cualquiera.
Esta es una gata de fábula. "La escritora croato-argentina Ana Blazekovic escribió el cuento Celestina, ganador del primer premio en narrativa de la Sociedad Argentina de Escritores de Avellaneda, el año pasado. Está inspirado en su compañera, la gata Grusenka, que la acompaña desde hace 10 años. Blazekovic sufre maculopatía -ceguera- y escribe desde hace más de una década con una computadora parlante. En la actualidad tiene 86 años", dice un admirador de las dos, José Antonio Vukovic. En la historia, una mujer llama a un programa de solos y solas para encontrarle candidato a su amiga felina.
"Esta es Preta, una mestiza que llegó a nosotros en mayo de 2010. La levantamos de la calle con la mitad de la cola. Ahora sólo se trata de alegrías. No es cariñosa, pero cada noche duerme entre papá y mamá, jamás en otro lado", dice Celeste Pintos.